US$ Compra: US$ Venta:
Compra: Venta:
/wps/wcm/connect/bcr/f5a84d12-a8de-4308-b989-ff9f640af950/BancodeCostaRica.png?MOD=AJPERES&CONVERT_TO=alt&CACHEID=ROOTWORKSPACE.Z18_4024H1S0NGVK20QQVEVDPP1G52-f5a84d12-a8de-4308-b989-ff9f640af950-nLcptzX

Nosotros

Misión:

Impulsar el desarrollo social y económico, la competitividad y la sostenibilidad de Costa Rica, ofreciendo a sus clientes un conglomerado financiero público, innovador y seguro, así como un portafolio de excelencia en todos sus servicios.

 


 

Visión:

Ser la opción financiera preferida y viable, que ofrece a sus clientes productos y servicios promotores del desarrollo del país, con estándares mundiales de calidad, innovación, precio y eficiencia.

 


 

Objetivos estratégicos:

Garantizar la solidez financiera del Conglomerado.

Apoyar el desarrollo del país.

 


 

Plan Estratégico Institucional (PEI)

Conglomerado Financiero BCR (CFBCR)

 

El CFBCR elaboró a inicios del año 2020 un Plan de Alineamiento Estratégico con un alcance que va desde el segundo semestre del 2020 hasta finalizar el 2021, un periodo relativamente corto para un plan de esta naturaleza, no obstante, la situación atípica en ese momento por el contexto mundial de la crisis generada por la pandemia del COVID 19, obligó a ser prudentes en las definiciones estratégicas de más largo plazo. 

Para dicho período estratégico, el CFBCR dispuso plasmar su propósito como banco del estado, a través de dos objetivos estratégicos que sirven de grandes pilares para la definición de sus objetivos tácticos y que orientan la ejecución estratégica. 

Así las cosas, los objetivos y consecuentes metas estratégicas, acompañadas de valores institucionales y políticas internas, le permiten al CFBCR desarrollar lineamientos y compromisos que facilitan el logro de la estrategia planteada.
 
En el transcurso del 2021, el CFBCR mediante la ejecución del proceso anual del ciclo de planeamiento estratégico, reafirmó su misión de “Impulsar el desarrollo social y económico, la competitividad y la sostenibilidad de Costa Rica, ofreciendo a sus clientes un conglomerado financiero público innovador y seguro, así como un portafolio de excelencia en todos sus servicios” y su visión de “Ser la opción financiera preferida y viable, que ofrece a sus clientes productos y servicios promotores del desarrollo del país, con estándares mundiales de calidad, innovación, precio y eficiencia y excelencia en todos sus servicios”.

 

Línea base y metas definidas

 

Según lo establecido en la disposición administrativa del Sistema de Gestión del Desempeño para el CFBCR, el Cuadro de mando integral (CMI) es la metodología oficial para la definición de los objetivos, indicadores y metas vinculados directamente con las diferentes áreas administrativas. 

Dicha disposición administrativa define, para la selección de los objetivos de las diferentes áreas, los criterios que deben aplicarse y que se encuentran estrechamente relacionados con el grado de contribución y cumplimiento a los objetivos estratégicos y tácticos.

A cada objetivo se le asigna una ponderación según su importancia, si al objetivo se le asocia más de un indicador esta ponderación debe distribuirse para cada uno de los indicadores.

La línea base establece el punto de partida que permite conocer el valor de los indicadores al momento de iniciar las acciones planificadas. 
Toda aprobación de línea base, modificación o eliminación total o parcial del CMI, debe ser presentado a la Gerencia Corporativa de Capital Humano para su validación, posteriormente se remiten a la Junta Directiva para su aprobación.
Las metas se definen como el objetivo cuantitativo de los indicadores, es el valor al que se aspira llegar y cuya realización se controla a través de los indicadores, las metas indican los valores por conseguir.
Cuando se modifican las metas establecidas para los objetivos del CMI en un periodo de evaluación, se debe ajustar en igual proporción, a todos los cuadros de mando de las áreas que se vean afectados.

 

Proceso (elaboración, participantes y divulgación)

 

La disposición administrativa para el ciclo de planeamiento estratégico en el CFBCR, establece todo lo relacionado con el proceso de elaboración y/o revisión del plan estratégico institucional y sus participantes.

El ejercicio estratégico de la institución, requiere articular una cadena de valor compuesta por diferentes actividades, que permitan que la estrategia, las tácticas, las operaciones y procesos del negocio se alineen sistemáticamente a la misión, visión y objetivos estratégicos. 

Para ello, cada año se debe ejecutar el cronograma anual del ciclo de planeamiento estratégico, el cual establece las actividades y fechas específicas en que la organización debe elaborar cada etapa del ciclo y el responsable de cada una de las actividades a realizar. Este ciclo debe iniciar en los meses de enero y febrero y finalizar en diciembre con las tareas correspondientes.

Dentro del ciclo se identifican cuatro procesos directamente relacionados entre sí: Plan estratégico, Planes tácticos, Presupuesto Institucional y Seguimiento a través del CMI. 

Para facilitar el proceso de alineamiento estratégico de las diferentes áreas, cuando se elabora el plan estratégico se crea una matriz de alineamiento que muestra las relaciones entre los objetivos estratégicos, objetivos tácticos, acciones y actividades de las principales áreas comerciales y de apoyo necesarias para el logro de dichos objetivos.

Para facilitar el cumplimiento de los objetivos y lograr sinergias entre áreas, las áreas que desarrollan dichas acciones, consideran dentro de su proceso de planificación los recursos financieros, humanos y tecnológicos para el desarrollo de los planes y solicitar por los canales oficiales la asignación de esos recursos.

Toda la información aprobada del Plan Estratégico de cada período es documentada formalmente por la oficina de Estrategia y Gobierno Corporativo, el Plan Estratégico es de carácter confidencial, y dicha oficina es la responsable de coordinar y comunicar la publicación de la información contemplada en el Plan Estratégico relativa a la misión, visión, valores y objetivos estratégicos a todas las personas trabajadoras del CFBCR con el apoyo de la oficina de Comunicación. 

Adicionalmente se debe publicar en la intranet y en la página web institucional, información general y oficial del PEI para que sea accedida por todas las partes interesadas (Informe anual de Rendición de Cuentas).

 

Proceso (monitoreo, evaluación)

 

La disposición administrativa para el ciclo de planeamiento estratégico en el CFBCR, establece todo lo relacionado con el proceso de monitoreo y evaluación.

El CFBCR establece el CMI como la metodología para evaluar el desempeño institucional, bajo el principio básico de promover la excelencia a través de una evaluación integral y reconocer el logro de resultados. Esta gestión es un proceso de alineamiento y mejora organizacional, mediante el cual se colabora con el logro de la misión y visión y el impulso de los resultados anuales y el plan estratégico de la organización.

El objetivo principal del modelo desde el punto de vista de planeamiento estratégico es vincular los objetivos institucionales del CFBCR con el desempeño a nivel institucional, así como proporcionar una guía que oriente a la persona trabajadora a definir sus  metas particulares y  las de grupo, en el  cumpliendo de la estrategia.

Una vez comunicados los objetivos institucionales del CFBCR, además de elaborar los planes tácticos y de realizar las sesiones de negociación, se debe establecer tanto el CMI integral BCR como los CMI de cada una de las áreas.

El desempeño corporativo se mide a partir del cumplimiento de objetivos y metas anuales definidas por la Junta Directiva General y el equipo ejecutivo, tal y como se indica en las   Disposiciones administrativas del Sistema de Gestión del Desempeño para el CFBCR.

Para medir la gestión institucional se formula un CMI global denominado CMI BCR. Para su elaboración se deben tomar de referencia los objetivos estratégicos de la organización, teniendo presente que estos pueden tener un lapso de ejecución superior a un año, por lo que se debe determinar el alcance de cada objetivo que corresponda al período de evaluación vigente.

La oficina de Estrategia y Gobierno Corporativo, debe realizar un análisis de causalidad del CMI BCR, a fin de que cada uno de sus indicadores sea un elemento de una cadena de relaciones de causa-efecto, para el logro de la estrategia institucional.

El seguimiento de los CMI es trimestral y están a cargo de la oficina de Estrategia y Gobierno Corporativo.

 


 

Obligaciones de la entidad 

De acuerdo a la Ley Orgánica del Sistema Bancario Nacional su artículo 17, los bancos estarán obligados a presentar al Superintendente General de Entidades Finacieras (*) todos los balances, estados y cuadros estadísticos que ese funcionario les solicite, en la forma y plazo que él mismo determine. Por sí mismo o por medio de los funcionarios de su dependencia, tendrá libre acceso a todos los libros, documentos y archivos de los bancos, cuyos directores, gerentes, funcionarios y empleados estarán obligados a prestarle toda la ayuda que puedan darle para el mejor desempeño de sus funciones de vigilancia y fiscalización.

 


 

Competencias

Dentro de las competencias de la institución se debe realizar el establecimiento de metas y objetivos, lo cual permite al estado dar seguimiento; midiendo y valorando los resultados de la gestión empresarial en relación con el cumplimiento de la misión y de sus competencias legalmente establecidas. Así como el Plan Estratégico Institucional (PEI), los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cualquier otro instrumento de planificación sectorial o nacional de mediano o largo plazo.

La Directriz No. 099-MP “Revisión de las funciones de órganos de dirección y fortalecimiento de su rol estratégico en las Empresas Propiedad del Estado (EPEs) e instituciones autónomas”, del 19 de febrero de 2018, declara que las juntas directivas u órganos de dirección deben contar con la suficiente autoridad, competencias y objetividad para realizar sus funciones de orientación estratégica y supervisión de la gestión. Deben actuar con integridad y asumir la responsabilidad por sus acciones. En estricto apego de la estructura jurídica de la institución, esperando que los miembros que conforman la junta directiva actúen conforme al principio de probidad en la función pública, de buena fe, con debida diligencia y cuidado, manteniendo el deber de lealtad  en pro de los intereses de la institución.